¿Cuál es el color normal de las deposiciones de un niño?

Cuando abrimos este blog hace más de tres años, una de las cosas que nos prometimos fue no escribir nunca un artículo sobre el color de las deposiciones de los niños. El caso es que recibimos casi a diario mensajes a través de las redes sociales con imágenes de pañales con cacas de todo tipo, con las que los padres nos preguntan si eso que han echado sus hijos es normal, además de alguna que otra consulta por parte de nuestros amigos y familiares sobre la misma temática. Que levante la mano el pediatra que no tenga en el Whatsapp de su móvil ni una sola foto de este tipo acompañada de un “¿Esto te parece normal?”.

La verdad es que no creemos que haya nadie al que le apasione hablar sobre el color de las deposiciones de un niño, pero dada la demanda popular sobre esta cuestión, no nos queda otra que sucumbir a vuestra demanda de información y escribir este post. Vaya por delante que en este texto va a haber mucho de caca-culo-pedo-pis, así que avisados estáis.

NOTA: nos vais a permitir que no adjuntemos fotos de cacas a este post. Esperamos por otro lado que este texto sea lo suficientemente detallado y explicativo para que vuestra imaginación se haga una imagen mental de a qué nos estamos refiriendo.

¿Qué son las heces?

La Real Academia Española define “hez” como excremento relativo al intestino. En un lenguaje más vulgar sería todo aquello que expulsamos por el ano al defecar. Desde el punto de vista médico las heces serían la parte de la alimentación que tras su proceso de digestión no es absorbida por el intestino y que eliminamos de nuestro cuerpo al hacer de vientre.

Es muy importante tener esta definición médica en mente ya que nos está dando dos pistas fundamentales para poder evaluar si una deposición es de color normal o no, ya que éste dependerá de lo que comamos y, por otro lado, del proceso de digestión de dichos alimentos.

Desde el mismo día en que nacemos nuestro intestino se pone en marcha y cada ciertas horas expulsa lo que sobra de lo que comemos. Esto no tendría mayor trascendencia si no supiéramos que ciertas enfermedades provocan que las deposiciones tengan un color diferente a lo que consideramos normal, es decir, que no veamos lo que estamos acostumbrados a ver a diario en el pañal de nuestros hijos, o al tirar de la cadena cuando hemos sido nosotros los que hemos ido al baño.

¿Cuál es el color “normal” de las deposiciones?

Decíamos que la digestión de la comida tiene un papel fundamental en el color de las deposiciones de los niños. En concreto, durante el proceso de digestión se segrega la bilis tanto por el hígado como por la vesícula biliar. Esta sustancia está cargada de ácidos biliares (ácido cólico y desoxicólico) que permiten la digestión de las grasas y su absorción. Pero, además, en la bilis se excretan una serie de sustancias de desecho como la bilirrubina y, en menor cantidad, la biliverdina.

Estas dos últimas sustancias no son transparentes, de hecho, su nombre nos está diciendo que su color es “rubio” o “verde”. Estos productos de desecho proceden del metabolismo del hierro y tiñen el bolo alimenticio al mezclarse con él en el intestino, lo que a la postre confiere a las deposiciones su color característico. Además, cuando el tránsito intestinal es lento (más frecuente en adultos o niños mayores) estos ácidos biliares tiende a oxidar la comida que no se absorbe, lo que se traduce en color marrón.

Por ello, el color “normal” de las heces es una paleta de colores muy parecida al otoño, pasando por toda clase de verdes, marrones y amarillos. Dependiendo de que en la bilis haya más o menos cantidad de las moléculas antes mencionadas y de la velocidad a la que se mueve el intestino, las cacas serán de un color u otro.

En los bebés, que hacen cada cada pocas horas, es normal que las deposiciones sean de color amarillo mostaza, mientras que en los adultos suelen ser tirando a color marrón oscuro.

¿Qué color de heces nos preocupa a los pediatras?

Como apuntábamos unos párrafos más arriba, hay ciertas enfermedades que hacen que las deposiciones no sean de los colores antes mencionados. También es cierto que estas enfermedades suelen acompañarse de otros síntomas, pero en muchos casos el cambio de color es la primera señal de alarma.

Vamos a ver poco a poco qué colores son patológicos y es conveniente que consultéis al pediatra:

  • Deposiciones blancas: cuando las cacas son blancas, y por blancas nos referimos a blanco como el de una hoja de papel, puede que lo que esté pasando es que el hígado no esté secretando suficiente bilis. Este es un problema grave de salud, por lo que ante deposiciones blancas debéis acudir al médico.
  • Deposiciones rojas: en este caso el problema suele deberse a que ha habido un sangrado en la parte baja del intestino. En ocasiones las cacas irán mezcladas con sangre (lo que en medicina llamamos hematoquecia) o que directamente lo que se expulse al hacer de vientre sea sangre fresca (rectorragia). En ambos casos debéis consultar con el pediatra. La causa de este sangrado puede ser una enfermedad banal (como una gastroenteritis o una fisura anal) o algo más importante (como un pólipo que sangra o una enfermedad inflamatoria intestinal).
  • Deposiciones negras: por negras nos referimos a cacas negras como el alquitrán, no a un verde muy oscuro. En este caso el problema suele ser un sangrado de origen alto (estómago o primera mitad del intestino); en estos casos la deposición se vuelve negra, y no roja, porque durante su tránsito hacia la salida la sangre se oxida y acaba poniéndose negra. De nuevo, ante este tipo de deposiciones se debe consultar con el médico.

Y estos son los tres colores que nos deben preocupar: blanco, rojo y negro. En general, el resto de deposiciones de colores diversos no son un reflejo de una enfermedad, incluso en niños de muy corta edad.

Deposiciones con colores especiales que son “normales”

En ocasiones los niños o los adultos hacen deposiciones de los colores antes mencionados y se debe a que comieron algún tipo de alimento que ha teñido las deposiciones.

El ejemplo más típico es el arroz con tinta de calamar. Como bien sabréis la tinta de calamar es negra, por lo que es habitual que las deposiciones que siguen a la ingesta de este plato sean de este color. Algo parecido puede pasar con las cerezas o la remolacha, que pueden dar un aspecto rojizo a las heces. Otro ejemplo muy típico son hebras negras después de haber comido plátano.

En cualquier caso, el antecedente de ingesta de estos alimentos, y que la persona o niño en cuestión recupera el color de las deposiciones en 24-48 horas junto con la ausencia de más síntomas, son la clave para deducir que todo va bien.

Por último, y dado que los niños pequeños son muy aficionados a comerse cosas que no son comida, en ocasiones vemos en consulta a niños que han hecho cacas de colores muy diversos: azul, amarillo chillón, verde césped… En muchas ocasiones esto se debe a que se ha zampado un trozo de plastilina con la que estaban jugando. Así que tenedlo en cuenta.


A pesar de todo lo que habéis leído o de la gran labor divulgativa que muchos otros compañeros realizan a diario para trasladar a los padres que el color de las deposiciones de sus hijos es normal por mu rara que parezca, muchos padres siguen sorprendiéndose del color de las deposiciones de sus hijos y piensan que algo va mal. Si es vuestro caso no está de más que os citéis con vuestro médico para comentarle la situación.

Ahora, siempre que veáis una caca blanca, roja o negra esa consulta deberíais realizarla siempre.

También te puede interesar:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: