¿Es necesaria la “leche de crecimiento” o leche Tipo 3?

Hay un mantra que os hemos repetido en más de una ocasión desde que abrimos este blog que viene a decir algo así: “los niños están preparados para tomar leche de vaca entera a partir de los 12 meses”. Esto es así porque el tubo digestivo de los niños a esa edad es capaz de digerir y asimilar la carga proteica de este alimento. De hecho, como ya os contamos en otro post, ya desde los 9-10 meses de edad los niños son capaces de digerir pequeñas cantidades de leche de vaca entera (entorno al 30% del total del día, más o menos lo que vendría siendo un yogur).

Sin embargo, muchos habréis visto en el supermercado una leche “especial” que suele llevar en su nombre la coletilla “de crecimiento” y/o el número 3, y habréis pensado que quizá es la leche adecuada para dar a vuestros hijos tras cumplir su primer año de vida. ¿Pues sabéis qué? Nada más lejos de la realidad. Y aunque estas leches de fórmula están diseñadas para niños mayores de un año de vida, no quiere decir que sean necesarias. A ver si conseguimos explicarlo bien para que no caigáis en la tentación de comprarlas en el supermercado… Así que, empecemos por el principio.

¿Qué son las leches/fórmulas de crecimiento?

Según la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN), las “fórmulas de crecimiento” o “leches de crecimiento” son leches diseñadas para los niños de uno a tres años. Hablamos de leche diseñada ya que ha sido modificada desde la leche de vaca original para dar lugar a un producto que intenta cubrir las necesidades de nutrientes de estos niños.

Esta misma sociedad cree que el nombre de estas fórmulas debería cambiarse ya que al incluir la palabra “crecimiento” en su designación crea la falsa impresión en los padres de que son necesarias para un adecuado desarrollo de los niños. El nombre propuesto seria “Fórmulas para chicos jóvenes”, del inglés Young Child Formula.

Este tipo de leches existen en el mercado desde hace más de dos décadas y en España podemos encontrar más de 30 productos comerciales que encajarían en esta categoría.

¿En qué varía su composición de la leche de vaca?

A diferencia de las leches de fórmula de inicio (para menores de 6 meses) o de continuación (de 6 a 12 meses) en las que su composición debe ajustarse a unas proporciones de hidratos de carbono, proteínas, lípidos y demás nutrientes, por ley no existe una recomendación oficial de cómo deberían ser estas leches de “crecimiento”, por lo que cada marca hace un poco lo que le apetece o cree que es mejor. Esto se debe a que el consumo de alimentos pasados los 12 meses varía ostensiblemente de unos niños a otros y por tanto habría que “diseñar” una leche diferente para cada niño dependiendo de la alimentación que recibe. Esto difiere de los niños menores de 12 meses en los que la leche es el alimento principal. Pero analicemos punto por punto la composición de esas leches para ver las diferencias con la leche de vaca entera.

Las leches de crecimiento aportan más o menos la misma energía que la leche de vaca, es decir, las calorías que aportan por cada 100 mL es similar entre ellas. Por el contrario, la cantidad de proteínas que contienen varía enormemente de unas marcas a otras y, en general, la cantidad que aportan es menor (en torno a la mitad) que la contenida en la leche de vaca. Otra de las grandes diferencias de las leches de crecimiento es que contienen gran cantidad de azúcares respecto a la leche de vaca, en algunas de ellas casi el doble, lo que las convierte en una fuente extra de azúcares añadidos. Como sabéis, este tipo de azúcares añadidos no son nada saludables y su consumo excesivo de forma regular puede condicionar obesidad y diabetes en la etapa adulta.

En cuanto a las sales minerales, su composición no es muy diferente respecto a la leche de vaca, mientras que sí que podemos encontrar mayor cantidad de elementos traza (hierro, cobre, zinc, magnesio…) así como de vitaminas (casi todas ellas), es decir están “enriquecidas”.

¿Y qué nos dice la ciencia de la posible utilidad de estas leches?

El posible beneficio de este tipo de leches lo podríamos encontrar en el suministro de algunos nutrientes que a menudo faltan en la dieta de los niños europeos a estas edades. Estos son básicamente tres: el hierro, la vitamina D y los ácidos grasos poliinsaturados, como el omega 3, los cuales se encuentran en escasa cantidad en la leche de vaca.

Para comprobar si estas leches de crecimiento son realmente útiles para suplir ese posible déficit de nutrientes, debemos evaluar si los estudios clínicos realizados con ellas demuestran con suficiente evidencia que consiguen corregir estos déficits como para recomendarlas de forma habitual. Por desgracia, existen pocos estudios de calidad que hayan evaluado los posibles beneficios de estas leches por lo que hacer un recomendación para que se utilicen de manera rutinaria no es posible.

Respecto a la vitamina D, los pocos estudios que existen han encontrado que el consumo regular de las leches de crecimiento aumenta las concentraciones de esta vitamina en sangre respecto a los que solo toman leche de vaca “sin fortificar”. Sin embargo, este aumento en los niveles de vitamina D también lo podemos encontrar en niños que consumen leche entera de vaca fortificada exclusivamente con vitamina D, por lo que recurrir a las leches de crecimiento no sería la solución.

En cuanto al hierro, algún estudio ha demostrado que las fórmulas de crecimiento aumentan las reservas de hierro del cuerpo respecto a la leche de vaca, aunque la traducción clínica de esto es incierta, es decir, no tiene por qué tener ningún beneficio real más allá del dato de laboratorio.

También hay que ser justos y decir que no existe ningún estudio que haya demostrado que este tipo de leches sea malo para la salud. Sin embargo, de manera teórica, su alto contenido en azúcares no sería nada beneficioso para el niño y podría condicionar enfermedades en la edad adulta. Además, estas leches son muy caras respecto a la leche de vaca normal, lo que puede suponer un alto coste para las familias de los niños que deciden utilizarla sin realmente obtener ningún beneficio.

En conclusión, ¿qué debería hacer?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, el consumo de leches de crecimiento no supone una ventaja real respecto al consumo de leche de vaca entera. Las mal llamadas leches de crecimiento podrían ser útiles como parte de una estrategia dirigida en un niño concreto para aumentar su consumo de vitamina D, hierro y ácidos omega 3 y siempre supervisadas por un pediatra que las utiliza como parte de una dieta diseñada para ello.

Los que sí que es importante que entendáis es que la mayoría de esos déficits a los que nos hemos referido en niños europeos se deben a dietas selectivas y poco nutritivas. Deficiencias que se podrían compensar con dietas saludables y variadas, o en el peor de los casos, con leche entera de vaca normal fortificada exclusivamente con hierro y vitamina D sin tener que recurrir a una leche de crecimiento.

Así que ya sabéis, antes de lanzaros a comprar este tipo de leches y seguir las recomendaciones de la publicidad que nos inundan por todos lados, consultad con vuestro pediatra si vuestro hijo necesita este tipo de leche, pero ya os digo que lo más normal es que no sea así. Lo normal es que vuestro hijo sea un niño sano que no requiera ningún tipo de leche especial.


Seguro que muchos de vosotros estáis pensando que por qué solo hablamos de leche de vaca cuando hay opciones de otros orígenes en el mercado, tanto animal como vegetal. Es verdad que existen leches de cabra y oveja, pero son más difíciles de encontrar pero nos servirían igual para mayores de 12 meses de edad. Respecto a las mal llamadas “leches vegetales” (soja, almendras…) hemos preferido dejar para más adelante un post entero hablando de ellas y de la conveniencia de utilizarlas o no en niños.


Las recomendaciones que has podido leer en este post están extraídas del documento de posicionamiento de la ESPGHAN sobre Young Child Formula (Link, está en ingles).

Los derechos de imagen de la foto de cabecera de este post pertenecen a Jim Champion bajo una licencia CC BY-SA 2.0.

13 comentarios sobre “¿Es necesaria la “leche de crecimiento” o leche Tipo 3?

Agrega el tuyo

    1. Por poder, se puede. Ahora, el perfil nutricional de una bebida vegetal nada tiene que ver con la leche de vaca o materna, y eso es importante conocerlo. Un saludo!!

      Me gusta

  1. Hola!, Muchas gracias por el post. Mi pregunta es, a partir de los 12 meses leche con o sin cereales? Mi hijo acaba de cumplir 13 meses y este último mes nos hemos encontrado tanto perdidos por el tema alimentación. Hasta el año toda la alimentación va indicada, en el centro de salud te explican todo y hasta te dan una hojita con las indicaciones mes a mes. A partir del año te dicen, ya puede comer de todo y ahí viene el lío. Me hubiera gustado que desde el Servicio de Salud nos hubieran dicho como seguir con la alimentación de nuestro hijo, porque hasta ahora nos parecía muy saludable y hasta nosotros estábamos dispuestos a sumarnos a las recomendaciones a partir del año. Pero cual fue nuestra sorpresa cuando no hay. Intento alimentarlo bien aunque temo que poco a poco lo vayamos arrastrando a nuestros malos hábitos en vez de que él nos arrastre a los suyos. Es solo una crítica/solicitud, no abandonen a los padres nutricionalmente a partir del año. Gracias

    Me gusta

    1. Hola Antonio!! Tienes mucha razón en lo que dices. Pero tener un hijo nos da la oportunidad de cambiar esos malos hábitos que hemos ido adquiriendo los adultos para que nuestros hijos sigan comiendo de forma saludable. Recuerda que tu ejemplo es la educación que va a recibir tu hijo, por lo que te ánimo desde aquí a intentar comer de forma saludable. Por otro lado, no es necesario que le pongas cereales en la leche de la noche. Un saludo!!

      Me gusta

    2. Mi peque toma combinadas leche de continuación y leche AE. Mi duda es, cuando cumpla el año y pase a la leche de vaca puedo darle las que existen con fibra o mejor la normal? Mi pediatra y su enfermero siguen recomendando fórmula hasta los 18 meses a todos los niños y yo no le veo el beneficio después de leeros a vosotros y a otros pediatras y nutricionistas… Gracias

      Me gusta

      1. La verdad es que no conocemos ninguna leche de vaca entera con fibra y si realmente es beneficiosa para el estreñimiento en niños. Quizá sea más sensato tomar leche normal y aumentar la ingesta de fibra por otros cauces (cereales integrales, más fruta y verdura…). Un saludo 😉

        Me gusta

    1. La leche no es imprescindible pero es un muy buen alimento ya que contiene mucho calcio. Y puede que los humanos seamos los únicos que tomamos leche pasado la época de lactante, pero también somos los únicos con inteligencia.😉

      Me gusta

  2. Buenas noches, hace tiempo que os sigo y vi este artículo y últimamente me pregunto por qué cambian tanto las recomendaciones entre países. Tuve a mi primer hijo en España y después de la lactancia pasamos directamente a la leche de vaca (tenía más de 1 año) según el consejo de nuestro pediatra.
    Actualmente, en Francia, de momento sigo con la lactancia para mi segundo hijo pero ya me han comentado que tras la lactancia sería aconsejable pasar a la leche de crecimiento y no de vaca, por los aportes en vitaminas y especialmente de hierro. He estado mirando los ingredientes de la leche de crecimiento y el tercer ingrediente es “maltodextrina de maíz” es decir glucosa (Lait partiellement écrémé*/ eau, maltodextrine de maïs*l lactose* dont lait),[….]
    Estos serían los valores nutricionales de la leche de crecimiento: Nutrition
    ValeurEnergieKcal : 64,000 ValeurEnergieKj : 267,872 Proteines : 1,9g Lipides : 2,85g Glucides : 7,7g Sucres : 6,7g AcidesGrasSatures : 1,2g FibresAlimentaires : <0,1 g Sodium : 30mg VitaminesC : Vatamine C

    y los de la leche de vaca (entera)
    Nutrition
    Lipides:3.6 gCalcium:1.2 gGlucides:4.5 gProtéines:3.2 gValeur énergétique:264kJ / 63kcal
    El aporte de proteínas y lípidos es inferior, pero el de glúcidos es superior.

    Mis dudas son: realmente es necesario el consumo de leches de crecimiento?
    Cómo se compensa el hierro, vitamina D y todas las otras vitaminas en los niños que toman leche de vaca en lugar de leche de crecimiento? Es realmente necesaria la aportación de hierro adicional de la leche de crecimiento? Por qué las recomendaciones son diferentes entre los países?
    Gracias!

    Me gusta

    1. Hola!! La recomendación de tomar leche de vaca desde el año de vida no es exclusiva de España ya que dicha recomendación proviene de la ESPAGHAN, la cual es la asociación EUROPEA de digestivo y nutrición infantil. Como bien dices, las leches de crecimiento llevan muchos azúcares, por lo que no son sanas. Y por último, para “compensar” ese aporte de Vitamina D y hierro que comentas… con una alimentación sana y variada sería más que suficiente. Un saludo!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: