Cómo elegir un juguete para un niño pequeño

Elegir un juguete para un niño puede ser un reto para los padres. En ocasiones nos devanamos los sesos pensando cuál será el mejor juguete para nuestros hijos y si realmente ese objeto que hemos elegido le aporta algo al niño. Porque una cosa es segura, todos los niños juegan a lo largo de su infancia. De hecho, el juego favorece el desarrollo neurológico de los niños ya que les permite adquirir nuevas habilidades e investigar en el mundo en que vivimos.

En la sociedad actual en la que vivimos, cargada de tecnología y cachivaches electrónicos, puede resultar muy difícil elegir un juguete que realmente aporte y refuerce algún aspecto del desarrollo cerebral de nuestros hijos. Sin embargo, un juguete no tecnológico, lo que sería un juguete tradicional, no tiene por qué ser peor que uno moderno. Además, un buen juguete es aquél que potencia la relación del niño con los adultos ya que gracias a él obtiene una reciprocidad durante el juego que potencia la propia actividad, cosa que los juguetes electrónicos no lo suelen conseguir.

Con este post queremos revisar cuáles son los conceptos básicos sobre el juego en la infancia de tal forma que os permitan elegir un juguete adecuado para vuestros hijos. Aunque este post está pensado para niños pequeños, los principios que establece serían aplicables a toda la infancia.

child-2205449_640.jpg

La importancia del juego

El juego es toda actividad que un niño realiza fuera de su rutina diaria. Esta actividad no tiene un fin en sí misma ya que el niño no juega para conseguir un objetivo en concreto. En este sentido, si preguntáramos a un niño pequeño que por qué juega, seguramente no sabría que contestarnos.

El juego facilita el desarrollo neurológico del niño ya que potencia diferentes parcelas cerebrales como son la actividad física, el lenguaje, las relaciones sociales, la solución de problemas o el control de emociones… Por ello, el juego es una actividad esencial a través de la cual el niño conoce el mundo que le rodea y le permite adquirir nuevas habilidades.

“El juego es una actividad esencial en la primera infancia que contribuye al desarrollo cognitivo, social y emocional de los niños” (Dr. Jeffrey Goldstein)

Los juguetes serían todos aquellos objetos que invitan a que el niño juegue. No es necesario que estos objetos sean juguetes comprados ya que cualquier objeto fabricado en casa o encontrado en la naturaleza puede cumplir este papel.  Es tan válido como juguete un sonajero como un palo o unas hojas de un árbol, siempre que el niño los utilice para jugar. Además, cuando un niño juega con juguetes de calidad y adecuados a su desarrollo neurológico, la actividad del juego suele ser más prolongada. Los juguetes juegan un papel tan importante en el desarrollo cerebral del niño que algún estudio ha demostrado que los niños a los que se les ofrecen juguetes variados adaptados a su edad y desarrollo neurológico presentan un coeficiente intelectual a los 3 años mayor que los que no tienen esa posibilidad.

games-2801332_640
Los juguetes potencian el juego y hacen que éste sea más duradero.

Habilidades que potencian los juguetes tradicionales

Como decíamos, los juguetes potencian el juego y gracias a ellos, los niños pueden desarrollar nuevas habilidades. Clásicamente se ha catalogado a los juguetes tradicionales según las parcelas del desarrollo cerebral que potencian. Es importante conocerlas para que, a la hora de elegir un juguete para un niño, no caigamos en la repetición y ofrezcamos a nuestros hijos una variedad suficiente que potencie diferentes aspectos del desarrollo cerebral.

  1. Juego manipultativo o motor fino: con este tipo de juego, el niño potencia la destreza a y la motilidad fina. Suele ser un tipo de juego que aparece desde muy pequeños. Juguetes de este tipo serían los bloques de construcción, los juegos con piezas para encajar o los puzzles.
  2. Juego fisico o motor grueso: en contraposición al anterior, potencian las habilidades físicas del niño. Buenos ejemplos de estos juguetes serían las pelotas o balones y los triciclos.
  3. Juego simbólico o referencial: con este tipo de juego, los niños comienzan a interpretar roles y simulan la vida real y, además, desarrollan la imaginación. Ejemplos de este tipo serían las muñecas, los coches, una cocinita o un set de café.
  4. Juego artístico: suelen ser juguetes que potencian la creatividad del niño así como su imaginación, como por ejemplo la plastilina, las pinturas, los instrumentos musicales…
  5. Juego conceptual o lingüísticos: con ellos el niños debe realizar una serie de procesos mentales para resolver enigmas o problemas además de interpretar situaciones. Algunos ejemplos son los libros, los juegos de cartas, los juegos de mesa o de resolución de enigmas.

No existe ningún juguete que solo potencie una sola parcela ya que la mayoría de ellos actúan en varias de ellas a la vez. Por ejemplo, un set de pinturas servirá por un lado para potenciar el área artística pero también, si el niño es pequeño, influirá en el motor fino. De forma similar, un puzzle puede servir para potenciar el motor fino pero también interviene en la solución de problemas o enigmas.

child-1864718_640.jpg
Unos bloques de construcción potencian la motricidad fina de los niños pequeños.

Una cosa hay que tener presente a la hora de elegir un juguete, ya que se considera que los juguetes de mayor calidad son aquellos que, además de potenciar una o varias de estas parcelas, facilitan una interacción del niño con sus padres o cuidadores. Por ejemplo, una pelota es interesante para potenciar la actividad física y el motor grueso, pero cuando un niño juega con su padre al balón, además consigue una interacción social que hace mucho más valioso al juego.

Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un juguete

Si hemos entendido que el juego es una activada fundamental que potencia el desarrollo neurológico del niño, no nos debería resultar muy difícil elegir un buen juguete. Este texto que leéis no pretende ser una guía completa con indicaciones milimétricas para elegir un juguete, solo pretende ofreceros una serie de herramientas para que la elección de un juguete sea lo más adecuada posible.

Uno de los aspectos más importantes a la hora de elegir un juguete es conocer bien al niño al que va destinado. Debemos investigar en qué punto del desarrollo neurológico está ya que no es lo mismo, por ejemplo, regalar un juguete a un niño de 1 año que ya camina que a uno que no lo hace. Teniendo esto en cuenta, la elección de un juguete debe hacerse pensando en qué habilidad concreta puede estimular, de tal forma que se potencie lo que el niño ya es capaz de hacer pero también le permita adquirir una nueva habilidad.

Por ejemplo, si le regalamos unos bloques de construcciones a un niño que está empezando a apilar cosas, permitiremos que juegue a hacer construcciones; si le regalamos una pelota a un niño que ha comenzado a caminar, potenciaremos las habilidades motoras gruesas al invitarle a que de patadas al balón; o por ejemplo, si le ofrecemos una cocinita a un niño que ya muestra interés por el juego referencial, le estaremos dando la oportunidad de que desarrolle la imaginación y monte un restaurante y nos prepare una cena imaginaria. La elección de un juguete no debería ser algo muy complicado si nos basamos en qué puede hacer el niño en ese momento (desarrollo neurológico) y qué queremos potenciar (nuevas habilidades).

girl-2156196_640.jpg
Las cocinitas son uno de los mejores ejemplos de juego figurado o referencial.

Otro aspecto importante es elegir juguetes que sean evolutivos, es decir, que al niño le estimulen durante varias etapas de su desarrollo neurológico. Y diréis, seguro que eso es complicado y caro, pero nada más lejos de la realidad. Un juguete evolutivo podría ser un simple bloque de madera que al niño le sirve en una primera etapa para hacer una construcción pero unos meses después lo utiliza como si fuera un vasito para dar de beber a un muñeco. O por ejemplo, el típico juego de vías de tren puede servir en un primer momento para que el niño juegue a empujar esos trenes por las vías y más adelante sea él el que quiera montar el circuito con las diferentes piezas del mismo.

Aunque existen estudios que han relacionado la elección de un tipo de juguetes concretos dependiendo del sexo del niño, es importante que los adultos ofrezcamos a los niños una amplia gama de variedad de juguetes independientemente del genero. Si un niño prefiere jugar con coches que con muñecas, que sea porque él lo ha decidido y no porque no tuvo la posibilidad de tener ambos tipos de juguetes a su alcance.

La importancia de jugar con los niños

Cuando los adultos nos ponemos a jugar con los niños, estamos realizando una actividad de un valor incalculable. Por un lado, el niño obtiene la experiencia propia que le ofrece el juego y que puede potenciar una habilidad en concreto y, en segundo lugar y quizá más importante, la reciprocidad de jugar con alguien del que puede aprender e intercambiar experiencias. De hecho, está demostrado que los niños que juegan con un adulto desarrollan antes el lenguaje y mejoran sus relaciones sociales.

child-2916844_640.jpg
Cuando un niño juega con un adulto obtiene una doble experiencia: el juego en si y la relación recíproca con el adulto.

No debéis perder la oportunidad de pasar un rato con vuestros hijos jugando en el suelo haciendo una construcción o dando patadas a una pelota, porque no hay mejor juguete que un padre o una madre jugando un rato con su hijo.

“Puedes descubrir más sobre una persona jugando con él durante una hora que en un año entero de conversaciones” (Platón)

Juguetes electrónicos, ¿son mejores que los tradicionales?

Seguro que estáis pensando que todo esto que os estoy contando está muy bien, pero que en la televisión lo único que anuncia son juguetes de última generación con mil luces y sonidos, y que si esto es así es porque seguramente son el no va más en estimulación para los niños. Vivimos en un mundo rodeado de tecnología por lo que no nos debería extrañar que muchos de los juguetes que se venden hoy en día hayan incorporado parte de esa tecnología al juguete. La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿son realmente estos juguetes tecnológicos mejores que los juguetes tradicionales? La respuesta es clara y contundente: No, no lo son.

Muchos estudios han demostrado que los juguetes que incorporan tecnología no permiten que el niño experimente y tenga un juego libre. Muchos de ellos incluyen botones de luz y grabaciones de voz de las que el niño es un mero espectador. Este tipo de juguetes no permite que el niño interactúe con el juguete más allá de darle a un botón para ver lo que pasa después. Tampoco potencian la imaginación del niño ya que son juguetes repetitivos con un patrón que no realiza acciones nuevas. Además, mientras un niño juega con un juguete electrónico suele ocurrir que deja de interactuar con los adultos que hay a su alrededor, lo que conlleva a que se pierda esa reciprocidad que antes mencionábamos cuando un adulto interviene en el juego.

baby-84552_640.jpg
Los juguetes electrónicos en muchas ocasiones sobreestiman al niño que se convierte en un mero espectador de luces y sonidos, además no han demostrado ser mejores que ls juguetes tradicionales.

Además, los juguetes electrónicos suelen ser más caros que los tradicionales, sin que esto signifique que realmente sean mejores y en ningún caso han demostrado potenciar en mayor medida las habilidades neurológicas que os comentaba al principio respeto a un juguete tradicional. Que no te engañe el marketing y los anuncios, los juguetes tradicionales tienen muchas más posibilidades que la gran mayoría de los juguetes modernos.

Los mejores juguetes son aquellos que cumplen tres propósitos: están diseñados para enseñar o potenciar una habilidad concreta, hacen divertido el aprendizaje y atraen al niño a realizar algo de forma activa mas que ser un simple espectador de algo que ocurre. Los juegetes electrónicos no suelen encajar en esta definición.

No quiero perder la oportunidad de señalar que, además, los juguetes electrónicos o aplicaciones infantiles para tablets o smartphones potencian el sedentarismo infantil, lo que a la larga se traduce en falta de actividad física y muy probablemente en obesidad y sobrepeso. Como ya habréis leído en muchos sitios, los menores de dos años no deberían tener contacto con pantallas y a partir de esa edad no se recomienda más de una hora al día y siempre bajo la supervisión de un adulto.

child-1666675_640.jpg
Los juegos de balón potencian la motricidad gruesa de los niños además de aumentar si actividad física, a diferencia de los juguetes electrónicos.

Consejos finales para elegir un juguete

Después de todo lo que has leído estarás dándole vueltas a si ese juguete que está por casa es adecuado o cómo vas a elegir algo para regalar a tu sobrina en su próximo cumpleaños. Si me permites, antes de terminar, me gustaría dejarte una serie de consejos que te pueden resultar útiles para cuando tengas que elegir un juguete:

  1. Los juguetes deben facilitar el juego y la interacción del niño con sus cuidadores.
  2. Debemos ofrecer al niño diferentes tipos de juguetes para cubrir las diferentes áreas del desarrollo neurológico: motor fino, motor grueso, artístico, lenguaje/conceptual y referencial.
  3. Elige juguetes que permitan al niño usar su imaginación.
  4. Elige juguetes por los que el niño muestra interés y le permiten explorar su entorno.
  5. Busca juguetes que sean evolutivos y permitan al niño jugar con ellos a lo largo de toda la infancia.
  6. La elección de un buen juguete no debe hacerse en base a su precio. A veces el juguete más simple es mucho mejor que uno complejo.
  7. Es mucho más importante la calidad de un juguete que el tener muchos juguetes.
  8. Ten siempre en cuenta que los juguetes no deben ser nunca un sustituto del juego compartido con los adultos.
  9. Los juguetes electrónicos no son indispensables ni han demostrado que potencien en mayor medida el desarrollo neurológico de los niños.
hand-1008103_640.jpg
El mejor juguete es un adulto jugando con un niño.

Espero que este artículo te ayude a entender un poco mejor el papel del juego en la infancia y cómo elegir un juguete para tu hijo o para un familiar cercano. Recuerda que el mejor juguete que puede tener un niño es a un padre o una madre a su lado jugando con él. Recuerda también que es mejor tener unos pocos juguetes de buena calidad que muchos que realmente no sirvan para nada.

Si te ha interesado el tema te dejo por aquí algunos artículos en los que me he basado para realizar este post (están en inglés):

  • Selecting Appropriate Toys for Young Children in the Digital Era, de la Academia Americana de Pediatría (link).
  • Play in Children´s Development, Health and Well-Beeing, de TIE (Toy Industries of Europe, link).
  • Tips for Choosing Toys for Toddlers, de “Zero to Three” (link).

Un comentario sobre “Cómo elegir un juguete para un niño pequeño

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: