Cómo transportar a tu bebé de forma segura

Carrito, capazo, silla de paseo, mochila, pareo, Maxi-Cosi… ¿Cuántas formas más se os ocurren para llevar a vuestros pequeños de un lado a otro?.

En el post de hoy os explicamos las ventajas e inconvenientes de los sistemas más frecuentes de transporte en los niños pequeños.

Cochecito de Paseo

Como habréis podido comprobar vosotros mismos, existen cientos de modelos de carritos para elegir tanto por estética como por precio.

Independientemente del modelo que elijáis, los niños más pequeños (los que todavía no son capaces de sujetar la cabeza o sentarse con apoyo) precisan un carrito que mantenga su espalda recta y permita que estén colocados en decúbito supino (es decir, boca arriba), ya que esta postura previene el síndrome de muerte súbita del lactante. El modelo más conocido que cumple estas características es el capazo; sin embargo, este tipo de carrito no suele tener un arnés por lo que el niño está suelto sin sujeción.

baby-2329600_1920
Bebé en un capazo. Este tipo de carritos no suele llevar sujeciones.

Existen otros tipos de carritos similares al capazo que permiten sujetar al lactante pequeño que todavía no se sienta a través de un arnés, además de mantener la espalda recta y al niño boca arriba. Este tipo de modelos son más seguros que el clásico capazo ya que al disponer de algún tipo de sujeción resulta muy complicado que se caiga en un traspiés o si el carrito chocará con algo.

Por último, existen adaptadores que permiten que las sillas del Grupo 0 (ejemplo Maxi- Cosi)  que se utilizan en el coche sean colocadas en los carritos de paseo. Pese a lo cómodo que resulta sacar de nuestro vehículo a nuestro hijo y colocarlo en el carrito directamente, su uso no está recomendado para el paseo ya que la posición en flexión del tronco (que da lugar a que el cuerpo del bebé forme una C) no se ajusta a las recomendaciones de descanso de los niños pequeños (recordad con espalda recta y boca arriba siempre).

A medida que los niños crecen suelen preferir una posición que les permita interaccionar con el mundo. En el momento en que sean capaces de sujetar la cabeza y mantenerse sentados con apoyo es adecuado cambiar del carrito a una silla de paseo (en la cual irán sentados y con al espalda recta). Es importante que desde pequeños el arnés este bien atado incluyendo las tiras de los hombros ya que ésta es la forma segura de ponerlo.

park-2531533_1920
Madres con carritos estilo silla. Los niños que se trasporten con este sistema deben ser capaces de sujetar la cabeza y mantenerse sentados con apoyo.

Porteo: mochilas y pareos porta-bebés

Otra forma de trasportar a los niños es “llevarlos  encima”. Este sistema es tan antiguo como la humanidad y se practica en todo el mundo, pero en el siglo en el que vivimos se han desarrollado diferentes sistemas que permiten que este porteo se haga de una forma cómoda y ergonómica. Pero además, en los últimos años se han reconocido diferentes beneficios de estos sistemas.

Con el porteo, los recién nacidos se sienten muy cerca de su madre, se tranquilizan con su voz, su olor o el sonido de su corazón. Todo ello favorece el apego y el vínculo entre el bebé y su porteador, ya sea su mamá o su papá. Además hay quienes postulan que los niños con cólicos (los que presentan llanto sin causa clara) reducen el número de horas que lloran si son porteados. Además, los bebés con reflujo gastroesofágico precisan que se mantenga la postura erguida tras la toma, lo cual se conseguiría tanto con mochilas como con pareos de porteo.

img_7514
Mamá porteando a su hijo en mochila. Estos sistemas se pueden emplear desde recién nacidos hasta niños más mayores.

Transporte en coche

Las sillitas o alzadores de los niños para el coche son uno de los retos a los que se enfrenta un padre. Surgen mil dudas de si esta o aquella silla es la adecuada.

Las recomendaciones actuales según el peso y edad las podéis encontrar en la guía elaborada por la Dirección General de Tráfico en este Link. Nosotros os recomendamos que además, a la hora de elegir la silla, comprobéis si esta es compatible con vuestro vehículos (sistemas Isofix, Top Tether…) y la probéis con vuestros hijos antes de comprarla. Otra cosa que no se debe olvidar es chequear si las sillas están homologadas y cumplen las normas actuales de seguridad.

Actualmente, la legislación española obliga a que las sillas de los menores de 15 meses y/o 86 centímetros viajen a CONTRA MARCHA (mirando para atrás). Pero además, el beneficio de esta posición se mantiene pasada esta edad y hasta los 4 años por lo que es muy recomendable que se mantengan en esta posición el máximo tiempo posible.

baby-617411_1920
Bebé en sillita de coche. Por su edad debe viajar siempre ene el sentido contrario de la marcha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: