¿Es seguro que los niños coman espinacas y acelgas?

Hace unos días la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) publicaba una actualización sobre las recomendaciones de consumo de verduras y hortalizas de hoja en niños y bebés. Y como no podía ser de otra forma, a muchos padres y madres les entró el agobio sobre si las comidas que están ofreciendo a sus hijos son adecuadas o si lo habían estado haciendo bien en los últimos meses.

Lo cierto es que los pediatras recomendamos desde hace muchos años que este tipo de verduras no se introduzcan en la alimentación de los niños hasta por lo menos el año de vida, para evitar una exposición excesiva a nitratos que podría conducir a una enfermedad rara que se llama metahemoglobinemia.

A lo largo de este post os explicamos todo lo que tenéis que saber sobre este tema para que podáis ofrecer a vuestros hijos una alimentación sana y variada sin temores ni dudas.

¿Qué son los nitratos?

Los nitratos son un compuesto generado de manera natural en todas las plantas y que se acumula en las partes verdes, sobre todo en las hojas.

El caso es que los nitratos son un compuesto poco tóxico para el organismo. Sin embargo, bajo ciertas circunstancias pueden transformarse en nitritos, por ejemplo a través del metabolismo de las bacterias que hay en el intestino de las personas. Estos últimos, los nitritos, una vez que son absorbidos compiten en sangre con el oxígeno para fijarse a la hemoglobina (la molécula que transporta el oxígeno). En el caso de que en sangre exista una concentración muy alta de nitritos, estos pueden provocar un bloqueo de la hemoglobina y que no se pueda transportar oxígeno suficiente a los tejidos del cuerpo, dando lugar a una enfermedad que se llama metahemoglobinemia o síndrome del bebé azul.

Las verduras y las frutas deben ser la base de la alimetanción.

¿Qué verduras contienen un alto contenido en nitratos?

Las verduras que contienen un alto contenido en nitratos y que se consumen de manera habitual en España son las espinacas, las acelgas y las borrajas. Por ello, las recomendaciones de la AECOSAN que veremos más adelante mencionan solo a estas tres especies vegetales.

Respecto al resto de verduras, pueden ser una fuente de nitritos a tener en cuenta, sobre todo cuando tras el cocinado se conservan a temperatura ambiente. Por ello, independientemente del tipo de verduras que ofrezcáis a vuestros hijos, lo adecuado es que se consuman al momento de ser cocinadas. Si las habéis preparado con antelación para consumirlas en el día las podéis guardar en la nevera; si son para más adelante lo adecuado sería congelaras.

Y entonces, ¿pueden los niños tomar verduras de hoja?

Después de lo que habéis leído muchos estaréis pensando en retirar las espinacas o las acelgas del menú de vuestros hijos. Sin embargo, el problema de las verduras de hoja verde está en la cantidad, ya que no es lo mismo que al puré le pongáis un puñado de espinacas de pascuas a ramos que lo hagáis todos los días. También es importante la edad del niño, ya que a partir de los 3 años una intoxicación por nitratos es excepcional (salvo si el consumo de este tipo de verduras es en grandísimas cantidades y de forma reiterada).

Es por ello que la AECOSAN ha actualizado las recomendaciones sobre qué cantidad de estas verduras es mejor no superar durante la infancia:

  • Espinacas y acelgas:
    • No se recomienda su consumo por debajo del año de vida.
    • Entre los 12 meses y los 3 años no superar los 45 gramos/día (que vendría a ser una media ración).
    • En el caso de que el niño esté sufriendo una gastroenteritis es mejor evitar el consumo de estas verduras hasta que se haya resuelto el episodio.
    • Entre los 6 y los 12 meses se podría ofrecer al día una pequeña cantidad de estas verduras, pero ya que existe mayor riesgo de intoxicación por nitratos y que en el mercado hay otras muchas verduras que ofrecer a los niños, no merece la pena correr el riesgo.
  • Borrajas (si es que realmente sabes lo qué son):
    • Evitar su consumo hasta los 3 años.
  • Resto de verduras:
    • No se establece una cantidad límite al día, aunque lo recomendable es consumirlas al momento de haber sido cocinadas.
    • Si se van a consumir en el día, pero no al momento, se deben guardar en la nevera una vez cocinadas. Si se ha pensado en consumirlas más adelante lo adecuado es congelarlas.
El brócoli no es un verdura con alto contenido en nitratos aunque sea verde.

Consideraciones finales

El secreto de una alimentación saludables está en la variedad. En este sentido si ofrecéis a vuestros hijos una gran variedad de alimentos sanos, como las verduras y las frutas, es muy poco probable que sufran los efectos del consumo excesivo de nitratos.

Por todo ello, más que pesar a diario las espinacas que se toman vuestros hijos para ver si superáis ese límite de los 45 gramos, lo más práctico es ir rotando los ingredientes del menú: un día judías, otro calabacín, para el fin de semana brócoli y si hace frío un puré de calabaza… Si de vez en cuando, como parte de una alimentación variada, dais a vuestros hijos espinacas o acelgas no va a haber ningún problema.

Os dejamos aquí abajo el tríptico de la AECOSAN con toda la información:

Bibliografía:

También te puede interesar:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: