Mi hijo se marea en el coche, ¿qué puedo hacer?

Que un niño se maree en el coche es una de las grandes preocupaciones que tienen los padres cuando salen de viaje, ya que, en el mejor de los casos, implica varias paradas a lo largo del recorrido para que el crío se recupere de esa sensación desagradable, aunque nunca se está a salvo de una buena vomitona que nos impregne el coche de un olor inconfundible para el resto del trayecto.

En este post encontrarás información útil sobre los mareos y algunos consejos para evitarlos.

¿Por qué se produce el mareo?

El mareo por movimiento, o cinetosis por su nombre médico, es un trastorno benigno que consiste en una sensación desagradable en la que la persona que lo sufre puede presenta malestar, dolor de cabeza, nauseas, sudores fríos y, en última instancia, vómitos. Es frecuente que se produzca cuando viajamos en coche, tren, avión y, sobretodo, en barco.

El porqué ocurren es fácil de entender. Para ello debemos saber que las señales que nos hacen mantener el equilibrio en nuestra vida diaria son recogidas por el oído interno, la vista y la posición del cuerpo; el mareo ocurre cuando el cerebro no integra de forma adecuada estas señales, produciéndose los síntomas que hemos comentado.

Piensa, por ejemplo, en alguien leyendo un libro en el coche. Por un lado, su vista está fija en la lectura mientras que su oído y su cuerpo reciben otra señal, la del movimiento del vehículo. Cuando el cerebro intenta integrar esas señales contradictorias, le resulta muy difícil y, en ocasiones, entrará en un cortocircuito que dará lugar al mareo.

¿Es más frecuente en niños?

El mareo por movimiento puede producirse a cualquier edad. Sin embargo, los niños son los pacientes estrella. Es poco habitual en los niños pequeños, pero entre los 2 y los 12 años ocurre con bastante frecuencia. También existe una cierta predisposición individual, ya que hay niños que no se llegan a marear nunca en su vida y adultos en los que sigue siendo muy frecuente.

Fuera de la infancia, los mareos por movimiento son muy habituales en mujeres embarazadas.

¿Qué puedo hacer para evitar el mareo?

Lo que vas a leer a continuación es la parte más importante de todo este post.

Una gran mayoría de niños deja de marearse o lo hace en menor medida, si empleas una serie de medidas preventivas muy fáciles de aplicar:

  • Los asientos delanteros de los coches son el mejor sitio para que no se produzca el mareo. Si tu hijo es pequeño para ocupar este lugar, le puedes animar a fijar la vista en el horizonte o en la carretera “a lo lejos”.
  • Evita que tus hijos fijen la mirada en un objeto, como por ejemplo, un libro o un dispositivo móvil.
  • Realiza paradas frecuentes durante el trayecto para que tus hijos puedan descansar. Además es conveniente no realizar comidas copiosas.
  • El calor empeora el mareo. Puedes emplear el aire acondicionado y abrir la ventana mientras el vehículo esté en marcha.
  • Realiza una conducción suave sin volantazos.
  • Lo ideal para evitar el mareo es que los niños se duerman durante el viaje, ya que durante el sueño el cerebro desconecta y no se producen.

En caso de mareo en un barco, acude a la cubierta, y en caso del avión, ponte en los asientos cercanos a las alas. En estos lugares, al igual que en los asientos delanteros de los coches, es menos frecuente el mareo. El resto de medidas que te hemos explicado también se aplican para estos vehículos.

¿Existen medicinas para el mareo?

En le caso de que hayas aplicado todos los pasos anteriores y tu hijos sigan mareándose en todos los viajes, puede ser conveniente consultar a tu pediatra por si tu hijo pudiera beneficiarse de un tratamiento farmacológico.

Los más conocidos son los antihistamínicos de primera generación, y de ellos, con el que más experiencia hay es el Dimenhidrinato (seguro que todos conocéis su nombre comercial…).

Estas fármacos utilizan su efecto secundario más frecuente: el sueño y con ello disminuir los síntomas de mareo. En el caso de que creas que tu hijo se puede beneficiar de su uso, consulta con tu pediatra para que te aconseje.

Puede que hayas leído por ahí que otro fármaco, la escopolamina, también se emplea para prevenir los mareos por movimiento. Sin embargo, no están autorizados en niños menores de 12 años, así que ni te plantees usarlo en tus hijos.

Por ultimo, habrás escuchado que existen remedios naturales que podrían ser útiles. Por desgracia, estos remedios no son eficaces y no están exentos de efectos secundarios, así que mejor ni pensamos en emplearlos…


Esperamos que estos consejos te hayan sido útiles. Si a pesar de todo tu hijo se sigue mareando en el coche…. ten a mano una bolsa de plástico por si las moscas, y ¡¡buen viaje!!

A modo resumen os dejamos por aquí uno de nuestras infografías con unos #Pediconsejos para que los tengáis en cuenta cuando viajéis con niños en coche.

Añadirtítulo.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: