Sospechosos habituales: estomatitis herpética

El herpes labial es una infección muy común entre los adultos. Un día sin saber por qué nos aparece una herida con unas ampollas en el labio que duele, molesta y que en una semana acaba desapareciendo. Estas lesiones están causadas por el Virus del Herpes Simple. Sin embargo, los niños pequeños cuando se contagian por primera vez de éste tipo de virus padecen un cuadro mucho más llamativo que se conoce como Estomatitis Herpética.

Es una infección relativamente frecuente en los niños que acuden a guardería por lo que los pediatras lo consideramos uno de los sospechosos habituales cuando un niño tiene pupas en la boca.

¿Quién provoca la estomatitis herpética?

Como hemos dicho, esta infección está causada por el Virus del Herpes Simple. Cuando un niño entra en contacto con este virus por primera vez desarrolla un cuadro muy florido con múltiples lesiones en la boca y fiebre. Si se tiene suerte, el niño puede contraerlo y no presentar síntomas, salvo las recurrencias ocasionales en forma de herpes labial que estamos acostumbrados a ver.

¿Cómo se contagia?

La forma de trasmisión es por contacto directo con el contenido de las vesículas que contiene el herpes labial. Por tanto, lo habitual es que un adulto con un herpes en el labio no tenga cuidado y a través de un beso le acabe contagiando el virus a un niño. También es frecuente en guarderías por la tendencia que tienen los niños a compartirlo todo. En otras muchas ocasiones no se conoce quién fue el transmisor.

口唇单纯疱疹
Imagen de herpes simple, transmisor habitual de la infección.

¿Qué síntomas produce?

La estomatitis herpética produce un cuadro clínico muy llamativo en el que aparecen lesiones en la boca (tanto por dentro como en los labios) en forma de aftas o úlceras. Se acompaña de fiebre, que en general suele ser alta (40ºC), y de inflamación de las encías, de ahí que en ocasiones nos refiramos a esta enfermedad como gingivoestomatitis herpética.

A causa de las lesiones de la boca, el niño suele presentar babeo y dificultad para tragar debido al dolor que producen. En niños muy pequeños se puede manifestar como irritabilidad.

La duración aproximada es de 7 a 10 días. Debido a que es un cuadro muy florido y de duración prolongada, suele generar mucha ansiedad a los padres y varias consultas al pediatra al pensar que el niño no mejora.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la enfermedad es clínico y no requiere de pruebas complementarias. En algunos casos, al principio del cuadro, es difícil diferenciar si la infección estará provocada por un virus cualquiera que genera unas pocas lesiones en la boca o será una estomatitis herpética con el cuadro florido que os hemos comentado. El paso de los días resolverá la duda.

¿Cómo se trata?

Al igual que pasa con el herpes labial simple, en general no se trata dado el carácter autolimitado de la infección.

Lo que está indicado es un tratamiento sintomático para hacer más llevadera la enfermedad. Para ello emplearemos analgésicos orales como el paracetamol, el cuál también nos servirá para el control de la fiebre. También se pueden emplear productos tópicos como el ácido hialurónico que mejora la cicatrización de las lesiones y permite que los niños coman mejor. En ocasiones, cuando las lesiones son muy severas, se puede emplear algún anestésico local como la lidocaína en gel, pero siempre bajo la supervisión de un pediatra.

En casa, debemos evitar ofrecer a los niños comidas calientes y de sabor ácido, al fin y al cabo es como comer con heridas en la boca. Lo más importante será la hidratación. No pasa nada porque estén unos días a base de líquidos azucarados (como el suero hiposódico) o yogur… ya tendrán tiempo de recuperarse cuando mejoren. Como consecuencia de la poca ingesta suelen perder peso, pero en seguida la recuperarán.

En el caso de que el niño no quiera comer y rechace totalmente la toma de líquidos el pediatra valorará el ingreso para sueroterapia intravenosa.

¿Puede mi hijo ir al colegio o a la guardería?

A pesar de la contagiosidad del cuadro, la estomatitis herpética no es una enfermedad de exclusión escolar. Sin embargo, mientras el niño se encuentre mal o tenga fiebre es prudente que se quede en casa.

¿Cuándo debo acudir al pediatra?

En caso de que tu hijo presente una estomatitis herpética y rechace por completo la alimentación, no quiera beber, presente mucho dolor o se encuentre decaído es el momento de acudir al médico para comprobar si presenta algún grado de deshidratación o complicación que requiera tratamiento.


El copyright de la imagen de cabecera pertenece a James Heilman bajo una licencia CC BY-SA 3.0. El copyrigth de la imagen del herpes simple pertenece a 簡千惠 bajo un licencia CC BY-SA 3.0.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: