¿Cómo debería ser un comedor escolar?

Una correcta nutrición es un pilar fundamental que garantiza un buen estado de salud. Los hábitos alimentarios que inculquemos mientras sean pequeños nuestros hijos tendrán un gran impacto en su futuro, tanto en la prevención de enfermedades (obesidad, diabetes, hipertensión…) como en la adquisición de un estilo de vida saludable.

Los comedores escolares juegan un papel fundamental, ya que los niños que se quedan a comer en el colegio o en la guardería, realizan una de las tres comidas principales del día durante cinco días a la semana durante muchos meses. En este sentido, el comedor debe completar los hábitos alimentarios que les inculquen sus padres además de proporcionar un menú saludable.

En este post encontraréis una revisión global de cómo debería funcionar un comedor escolar junto con los principios con los que deben elaborarse los menús escolares.

El comedor escolar. Un espacio en el que educar a los niños

En 2006, la Organización Mundial de la Salud elaboró un documento (OMS, link) en el que se exponía la gran importancia que tiene inculcar a niños y adolescentes unos hábitos alimenticios saludables. Esta afirmación se basa en dos principios:

  1. Por un lado, en que las intervenciones realizadas en estas edades son capaces de prevenir (e incluso revertir) la obesidad infantil, la cuál condiciona a largo plazo un estado de salud más deficiente.
  2. Además, los hábitos alimenticios adquiridos cuando son pequeños tienden a mantenerse en un futuro. De hecho, está demostrado que un niño que come fruta habitualmente tiende a seguir comiendo fruta de manera rutinaria cuando se convierte en adulto.

La OMS añadía en dicho documento que los comedores escolares son el espacio idóneo para desarrollar dicha tarea debido a que son capaces de alcanzar a un gran número de personas (no solo niños, sino también a otros miembros de la comunidad escolar como son los profesores y sus familias) y por ello, el comedor debería de adquirir un papel importante en la planificación escolar. De esta forma, un niño al que se le ofrecen unos conocimientos tanto teóricos (en el aula) como prácticos (en el comedor) mejorará de forma significativa sus hábitos de vida.

En España, la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, menciona en su artículo 2 la importancia del desarrollo de hábitos saludables, el ejercicio físico y el deporte como uno de los fines a los que se orientará el sistema educativo en España. En este sentido, la alimentación que reciben los niños en el colegio debe verse como una parte fundamental de lo que aprenden en el colegio y no solo como el mero hecho de alimentarse.

¿Qué objetivos debe perseguir un comedor escolar?

Teniendo en cuenta que el comedor de un colegio debe jugar un papel importante en la educación de los niños, a lo largo de toda la vida escolar de un alumno deben perseguirse varios objetivos:

  • La alimentación que reciban debe ir encaminada a reforzar hábitos de vida saludables así como normas y correcto uso de los útiles del comedor.
  • Se debe hacer especial hincapié en que los alumnos adquieran responsabilidades frente a la alimentación en función de su edad que les permita en un futuro ser más autónomos.
  • Potenciar habilidades sociales como el compañerismo y el respeto a sus iguales.

El menú escolar

Además de ese papel en la promoción de unos hábitos de vida saludables, el menú en si debe cumplir unas condiciones nutricionales que lo hagan lo más sano posible.

Estos menús deben ser diseñados para cubrir las necesidades energéticas según las edades de cada niño proporcionando raciones adaptadas a cada edad escolar, ya que no es lo mismo lo que come un niño de 3 años que lo que come un adolescente.

Además de las cantidades que reciba cada niño, los menús deben elaborarse teniendo en cuenta los diferentes grupos alimentarios que deben consumirse. En este blog hicimos una entrada sobre el Plato de Harvard en la que se daban unos consejos sobre cómo organizar cada comida de nuestros hijos para hacerlas más saludables. Sin embargo, esas recomendaciones están basadas en la cultura anglosajona, la cuál suele comer un plato único en cada comida. En nuestro ámbitos, un menú diario suele organizarse en un primero, un segundo y un postre de tal manera que a lo largo de la semana se tomen un número de raciones aproximadas de cada cosa. Vayamos por partes:

  • Cereales y derivados: forman parte de la base de la alimentación. Ejemplos de esto son el arroz y la pasta junto al pan. Se potenciarán el empleo de las variedades integrales por su alto contenido en fibra y otros nutrientes. Deben consumirse 2 raciones a la semana, generalmente como primer plato.
  • Verduras y hortalizas: deben ser consumidas a diario, ya sean como primer plato (1-2 por semana) o como guarnición del segundo (3-4 a la semana).
  • Legumbres: generalmente 1-2 raciones semanales como primer plato para a lo largo del mes alcanzar al menos 6 raciones.
  • Carne: se recomienda 1-3 raciones semanales priorizando las carnes bajas en contenido graso frente a las “preparaciones cárnicas procesadas”.
  • Pescado: también de 1-3 veces por semana para alcanza al unas 6 al mes. Se alternará pescado azul y blanco.
  • Fruta: en general será el postre de todas las comidas. Se intentará variar lo suficiente como para no caer en la monotonía priorizando siempre su consumo en crudo respecto a preparados (zumos, compotas, almíbares, …).
  • Lácteos: se ofrecerá como máximo una vez por semana como postre, sustituyendo a la fruta y preferiblemente en forma de yogur.

Con un buen diseño, un menú infantil conseguirá cubrir las necesidades energéticas de los niños cumpliendo con el número de raciones por grupo alimentario a la semana, de tal forma que haya una rotación suficiente entre alimentos para no caer en la monotonía.

La forma de preparar los alimentos será lo más saludable posible evitando fritos y rebozados. También se limitará la frecuencia de productos precocinados a un máximo de 3 al mes. Para aliñar las comidas se empleará aceite de oliva virgen extra en crudo y se moderará el empleo de la sal, al igual que otros potenciadores de sabor como el glutamato sódico.

El agua debe ser la única bebida que se ofrezca a los niños en un comedor escolar.

Los menús diseñados para el centro escolar deben entregarse a las familias de los niños para poder realizar de forma complementaria el menú de la cena.

Cómo organizar la hora de la comida en el colegio

En este sentido la recomendación es muy clara, estableciéndose al menos 30 minutos para que los niños puedan disfrutar de la comida. En este punto es importante recordar que se deben respetar las señales de saciedad y hambre de cada niño sin forzar a comer.

El personal del colegio que supervise las comidas debe tener los conocimientos suficientes sobre educación y promoción de alimentación saludable y vigilarán que éstas se desarrollen en un ambiente emocional y social adecuado. El número de personas que vigilará un comedor variará en función de la edad de los niños.

¿Y si mi hijo tiene alergias?

Siempre que se pueda y las instalaciones lo permitan, el centro escolar deberá proporcionar un menú especial libre de alérgenos para los niños que acrediten alergias o intolerancias. En caso de de no poder garantizarse un menú libre de estos alimentos, el centro deberá disponer de neveras y microondas de uso exclusivo para estos alumnos, siendo la familia la que asuma la preparación de la comida.

Para facilitar un ambiente seguro a estos alumnos, el centro deberá potenciar la formación específica del personal que vigile el comedor para poder atender de forma adecuada un incidente con un niño alérgico.


La gran mayoría de las recomendaciones de este post han sido extraídas del Documento de Consenso sobre la Alimetación en los Centros Educativos que se puede descargar de forma libre en este Link.

El copyrigth de la imagen de portada de este post pertenece al Departamento de Agricultura de Estado Unidos bajo una licencia  CC BY 2.0.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: