Sospechosos habituales: la varicela

La varicela es una enfermedad infecciosa de causa vírica que los pediatras cada vez vemos menos debido a que existe una vacuna que puede prevenirla. Sin embargo, esta enfermedad es un clásico de las consultas de pediatría por la espectacularidad de las manchas que provoca en la piel y su alto índice de contagiosidad (suelen caer varios niños de la clase…). Por ello merece un puesto de honor dentro de nuestra sección de Sospechosos Habituales.

A lo largo del post te explicamos en qué consiste esta enfermedad y qué debes hacer en caso de que tus hijos la estén padeciendo.

¿Quién provoca la Varicela?

La varicela es la enfermedad que ocurre tras la infección con el virus Varicela-Zoster por primera vez. Es una enfermedad muy contagiosa típica de la infancia y, salvo que se vacunen, todos los niños suelen pasarla antes de llegar a la vida adulta.

Puede ocurrir durante todo el año, aunque es más frecuente en invierno.

¿Cómo se contagia?

La forma de transmisión es directa, a través del contacto con las vesículas o lesiones que provocan, pero también a través de las gotitas que se producen al estornudar, toser o hablar. Debido a este último mecanismo es muy probable que todas las personas que no la hayan pasado y que estén en contacto directo con el niño se contagien.

¿Qué síntomas produce?

Lo  que caracteriza a la varicela es su exantema, es decir, las manchitas que produce. Estas empiezan siendo simples rojeces sobre las que aparece una vesícula (pequeña ampolla con líquido) que posteriormente se rompe para dejar una pequeña herida y finalmente una costra. De forma clásica a este exantema se le describe como “gota de rocío sobre pétalo de rosa”, ya que no se debe diagnosticar una varicela hasta que no aparecen las ampollitas.

Chickenpox_blister_2006.01.06
Lesión típica de varicela en la que se puede observar la vesícula sobre un once de piel rojizo.

Estas lesiones pueden afectar a cualquier parte del cuerpo incluyendo cara, cuero cabelludo y mucosas (por ejemplo la boca). Además podemos encontrar lesiones en varios estadios (unas con vesículas, otras en costra, otras solo rojizas…). Es muy típico que estas manchitas den lugar a mucho picor.

Además de el exantema pueden padecerse otros síntomas típicos de infecciones virales como fiebre y malestar general incluso desde antes de que aparezcan las manchas.

img_0542
Lesiones típicas de varicela de distribución universal.

¿Cómo se diagnostica?

El pediatra con experiencia es capaz de diagnosticar la varicela sin ningún tipo de prueba ya que el cuadro clínico es muy característico. En ocasiones los padres consultan antes de que las manchitas se hayan convertida en vesículas lo que obliga a volver a ver al niño en 1 o 2 días para confirma la infección o descartarla.

¿La Varicela tiene tratamiento?

En general basta con un tratamiento sintomático, es decir, encaminado a que el niño se encuentre mejor. En este sentido se emplearán analgésicos-antitérmicos para bajar la fiebre y un antihistamínico para aliviar el picor. Para las manchas de la piel se puede emplear una solución secante (pregunta a tu pediatra) mientras estén húmedas.

Es muy importante vigilar que el niño no se rasque ya que es muy frecuente que las manchas de la piel se sobreinfecten (complicación más frecuente de la varicela). Una vez que se curan las lesiones debemos evitar que les de el sol (o ponerles protección solar alta) para evitar que dejen marcas en la piel.

Existe un antivírico (el aciclovir) que es activo frente al virus de la varicela-zoster. Sin embargo, en niños sanos no suele emplearse ya que su efecto es limitado y no está exento de efectos secundarios. Normalmente se reserva para utilizarse en adultos o en niños con problemas en sus defensas (cáncer, inmunodeficiencia…). Para que resulte eficaz debe iniciarse en las primeras 24 horas del inicio de la infección.

¿Debo dejar a mi hijo con Varicela en casa?

Como ya hemos comentado, la varicela es una enfermedad muy contagiosa. Los niños que la padecen deben aislarse de los adultos que no la hayan pasado (especialmente las embarazadas). Además se considera una enfermedad de exclusión escolar por lo que no deben acudir al colegio o la guardería hasta que todas las manchitas estén secas (en fase de costra).

¿Qué complicaciones puede tener la Varicela?

La gran mayoría de los niños se curan de la Varicela en unos días sin grandes consecuencias. En ocasiones puede complicarse con la sobreinfección de las manchitas de la piel por lo que se debe evitar el rascado. Existen otras complicaciones más graves pero también muy infrecuentes que suelen ocurrir en niños con pocas defensas.

Sin embargo, en adultos la varicela puede ser muy grave por lo que como hemos dicho debe evitarse el contacto de los niños infectados con los adultos que no la hayan pasado.

¿Me puedo contagiar dos veces de la Varicela?

La inmunidad a la que da lugar la Varicela es permanente, es decir, solo se puede pasar una vez en la vida. Sin embargo, tras la Varicela el virus se queda latente pudiendo dar lugar en adultos (menos frecuentemente en niños) a lo que se conoce como Herpes Zoster. Este cuadro clínico es autolimitado y afecta exclusivamente a una zona de la piel (en general en el costado).

img_9854
Aspecto de un herpes Zoster en el costado de una adolescente

¿Existe una vacuna contra la Varicela?

Desde hace ya muchos años existe una vacuna segura y eficaz contra la Varicela. Esta incluida en el calendario de vacuna de la mayoría de los países de Europa y en España está subvencionada por el Sistema Nacional de Salud. Esta vacuna es altamente eficaz previniendo la mayoría de los casos. En ocasiones un niño vacunado puede contagiarse de la Varicela pero suelen ser cuadros muy leves (unos pocos granitos sin fiebre).

La pauta de vacunación recomendada por el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría es: una primera dosis a los 15 meses y un recuerdo entre los 3 y 4 años. Los niños que se hubieran contagiado antes de la Varicela no necesitan vacunarse.


Las fotos empleadas en esta entrada han sido extraídas de la web Wikimedia Commons. La imagen de cabecera no tiene copyright y la segunda puede ser compartida bajo una licencia CC BY-SA 3.0 siendo su autor Zeimusu (basándose en el reclamo del autor por el copyright), la tercera tampoco tiene copyright. Los derechos sobre la última foto pertenece a Dos Pediatras en Casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: