Queridos Reyes Magos: la regla de los cuatro regalos de la Navidad

Se acerca la Navidad y como todos los años los niños empiezan a pensar qué juguetes pedirán a los Reyes Magos o a Papá Noel. Lo normal es que aparezcan con una carta muy larga y nosotros, sus padres, en un afán de trasmitir lo mucho que les queremos consintamos que al final reciban montones de juguetes. Seguramente muchos más de los que necesitan.

Pero, ¿te has planteado alguna vez cuál es la cantidad de juguetes que deberían recibir tus hijos en Navidad?, ¿qué tipo de regalos son los que más les convienen? En el post de hoy escribimos sobre la regla de los cuatro regalos de Navidad y otros aspectos importantes en en estas fechas. La realidad es que aunque no hay una cantidad ideal de regalos, es evidente que la mayoría de los niños reciben más de lo que necesitan en estas fechas que se aproximan.

Empacho de juguetes

No es verdad que el niño que recibe muchos regalos sea un niño más feliz. Para que un niño disfrute de lo que le han traído los Reyes o Papá Noel tiene que ser capaz de procesar todas esas cosas nuevas y averiguar qué le aportan los nuevos juguetes. Los niños que reciben muchos regalos no centran su atención, están empachados de juguetes, se despistan y pierden la ilusión pese al esfuerzo de todos en intentar agradarles.

Lo normal es que finalmente seleccionen dos o tres regalos para jugar con ellos y los demás acaben en una estantería cogiendo polvo.

La sobreestimulación que reciben los niños en estas fechas con este empacho de juguetes al final provoca el efecto contrario al deseado: aburrimiento y apatía y, en otros muchos casos, frustración al no ser capaces de obtener lo que realmente quieren de cada regalo.

Los niños tienden a pedirlo todo, y si puede ser en este mismo momento en vez de esperar al 6 de enero, mejor. Pero nosotros como padres tenemos el deber de dirigir esa carta que escriben a los Reyes para que al final reciban una cantidad apropiada de regalos de buena calidad.

La regla de los cuatro regalos

Según los expertos, la cantidad ideal de regalos que un niño debe recibir en Navidad son cuatro. Ni más ni menos. Como podréis intuir es mejor apostar por la calidad que por la cantidad, pero además estos cuatro regalos deben de cumplir ciertos principios:

  • Alguna prenda: ropa, zapatos, complementos…
  • Algo que potencie el hábito de la lectura: libros, comics, juegos de letras, pinturas…
  • Algo que realmente quieran: aunque sea el juguete más comercial del mundo o la flauta que hace ruido y te da dolor de cabeza.
  • Algo que realmente necesiten.

Si sigues estas premisas acertarás seguro y conseguirás que tus hijos disfruten de verdad con los regalos navideños.

La Navidad es algo más que recibir regalos

Los niños son capaces de ver en estas fechas muchas más cosas que el simple hecho de recibir un regalo. La Navidad es la época perfecta para disfrutar en familia de muchos momentos: salir a ver la decoración de las calles, cantar villancicos, preparar las comidas de las fechas importantes…

Si haces partícipe a tus hijos de éllos, la experiencia de la Navidad será mucho más enriquecedora para ellos y potenciará otras áreas como la imaginación y la creatividad.

A veces lo mejor del regalo es lo de fuera

Por último, el juego estructurado, aquél en el que el niño utiliza un coche para hacer una carrera o una muñeca para jugar a los médicos está muy bien. Es un tipo de juego que potencia que los niños se centren en una actividad y aprendan a gestionar el tiempo y con ello el aburrimiento.

Por el contrario, el juego no estructurado es el que realiza el niño con cosas que tiene a su alcance para imaginar una actividad: una caja de cartón puede ser una nave espacial o un tubo de plástico una varita mágica. Este tipo de juego potencia la imaginación y la creatividad así como aspectos difíciles de explicar como la empatía, la colaboración o la perseverancia.

Así que no tires a las primeras de cambio los envoltorios de los regalos. Quizá mañana tu hijo descubra que quiere construir un castillo con unas cajas y defenderlo con un tubo de cartón.


Esperamos que el post de hoy os haya gustado. Sabemos lo difícil que es criar a un niño tanto por experiencia propia como por lo que nos cuentan los miles de padres con los que hemos tratado en estos años en la consulta.

Nosotros, Elena y Gonzalo, no somos más expertos que vosotros en la crianza de un niño, pero sí que vemos a muchos padres desesperados que no entienden por qué sus hijos no disfrutan del juego pese a los regalos que reciben. Un niño con muchos regalos es feliz el tiempo que tarda en abrirlos, mientras que aquel que juega con sus padres una tarde entera aunque no haya regalo de por medio se lleva un tesoro para toda la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: