Higiene dental en niños: cómo prevenir la caries dental

Hace unos días subimos un post sobre la salida de los dientes y dejamos en el tintero otro sobre cómo limpiarlos. Es importante conocer por qué se forma la caries dental ya que con ello entenderemos la importancia de la higiene bucal y el cepillado dental.

En el post de hoy te contamos todo lo que tienes que saber para realizar una prevenención adecuada de esta patología en tus hijos.

La caries, la enemiga de los dientes

La caries dental es una enfermedad de origen infeccioso producida por unos microorganismos que se encuentran adheridos a los dientes. Estos microbios, en concreto bacterias, producen ácidos que destruyen la parte dura del diente.

Esta enfermedad se la considerada crónica (porque se perpetúa en el tiempo) y transmisible (porque está implicado el contagio entre personas). Además es la enfermedad más prevalente del ser humano, incluidos los niños. Estudios recientes en niños españoles cifran en torno al 20% los afectados con edades comprendidas entre 3 y 4 años, lo que pone de manifiesto la gravedad del problema. Además, cuando estos niños tienen caries suelen afectarse varios dientes.

Como hemos dicho, la caries da lugar a la destrucción del tejido duro del diente lo que puede generar infecciones secundarias de los tejidos que rodean al diente (los flemones). Pero además los dientes son fundamentales en el desarrollo de un niño tanto para la acción de comer como de hablar. De ahí la importancia del cuidado dental desde la más temprana infancia para que éstas no aparezcan.

¿Qué provoca la caries?

La caries está provocada por la unión de varios factores.

  • Los microorganismos: como hemos dicho al principio, la caries se considera una enfermedad infecciosa porque para que se produzca es necesaria la presencia de bacterias adheridas al diente (principalmente el Streptoccocus mutans)Estabacteria es capaz de trasformar los azúcares de la dieta en ácidos que destruyen el diente. Llegan a la boca de un niño a través de sus padres, por lo que la caries se considera también un enfermedad contagiosa. La transmisión se produce con un simple beso o con el uso compartido de chupetes o cucharas.
  • La alimentación: para que las bacterias produzcan los ácidos deben metabolizar azúcares que haya en la boca. Por eso una dieta rica en azúcares predispone a la aparición de caries. Los más implicados en su aparición son la glucosa, la fructosa y la sacarosa. Pero lo que realmente influye en la aparición de la caries es la presencia continuada y frecuente de este tipo de azúcares en la boca, es decir depende la frecuencia de la ingesta y no tanto de la cantidad.
  • La saliva: actúa como un factor protector frente a la caries, tanto por su acción mecánica (limpiando el diente) como por su acción netralizadora de los ácidos de las bacterias. Para que la saliva ejerza su función es necesario un tiempo determinado ya que la ingesta contínua de dulces impide este efecto.

candy-2367056_960_720

Para que se produzca la caries deben darse en el tiempo los factores antes mencionados, es decir se necesita que en el diente haya bacterias que estén produciendo ácido por el metabolismo de azúcares y que la saliva no pueda neutralizarlos. Si el tiempo es suficiente dará lugar a la desmineralización del diente y su posterior destrucción.

¿Cómo puedo prevenirlas?

Si entendemos por qué aparece la caries, no debería resultar difícil saber como prevenirlas. Para ello debemos actuar sobre una serie de factores que protegerán al diente frente a la acción de las bacterias.

En primer lugar, un diente sano y fuerte siempre va a ser menos susceptible a una carie que un diente con una pobre mineralización. Una alimentación adecuada garantiza unos dientes sanos y fuertes, por lo que es fundamental que tus hijos realicen una dieta equilibrada.

La lactancia materna (en comparación con la lactancia artificial) no se ha relacionado con la aparición de caries tras la erupción de los primeros dientes de leche. Este tipo de alimentación está recomendada por la Organización Mundial de la Salud de forma exclusiva hasta los 6 meses y de forma complementaria hasta los 2 años o más (siempre que el bebé y la madre quieran). Sin embargo, dado que la leche (tanto al materna como la artificial) contiene azúcares, en el caso de que sigas dando el pecho a tu hijo y éste ya tenga dientes debes extremar las medidas de higiene dental que verás más adelante. Además, habría que intentar evitar en la medida de lo posible las tomas nocturnas frecuentes (como consecuencia de éstas el niño tendría leche en la boca durante un tiempo continuado y como hemos explicado es uno de los factores que favorece el desarrollo de caries). En caso de que no se puedan evitar las tomas nocturnas, estaría indicado el cepillado de los dientes. Los niños con lactancia artificial deben seguir las mismas medidas higiénicas. En este Link puedes consultar el documento de consenso del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría en el que como podrás leer, la leche materna no está contraindicada en caso de caries ni parece que las provoque, pero eso no quita para que se extremen las medidas de higiene dental.

Respecto a la alimentación de niños mayores hay que evitar el consumo frecuente de dulces o productos con alto contenido en azúcar. Como ya hemos explicado, la presencia de azúcar de forma continua en la boca es uno de los factores más improtantes para que se forme la caries.

Otro punto fundamental es intentar evitar que las bacterias que provocan caries lleguen a la boca de los niños. Para ello debemos evitar dar besos en la boca a nuestros hijos así como compartir cubiertos u objetos que nos hayamos metido en la boca. Evita también soplar la comida para enfriarla ya que con éste acto bacterias de nuestra boca podrían acabar en el plato de nuestro hijos.

brushing-teeth-2103219_960_720

¿Y desde cuándo hay que lavarse los dientes?

El punto más fundamental para prevenir la caries dental es la higiene bucal. Si se realiza de forma frecuente y correcta se contrarrestarán muchos de los otros factores predisponentes a la formación de caries.

La higiene bucal debe comenzar desde la erupción del primer diente de leche. Como esto ocurre en la mayoría de las ocasiones antes del año de vida debe ser realizada por los padres hasta que el niño sea capaz de realizarla por si mismo. El cepillado se hará al menos dos veces al día, una de ellas siempre después de la última toma de leche o comida de la noche.

Cuando el bebé es pequeño se pueden usar dediles de silicona y cambiar a cepillos adaptados a la edad a medida que el niño va creciendo. La técnica de cepillado debe ser sencilla con movimientos circulares en los dientes y de adelante hacia atrás en las muelas. El padre o la madre debe situarse en una posición cómoda que permita la visualización de los que está haciendo (ya sea frente al niño o desde atrás elevando un poco la cabeza). Con el paso del tiempo tu hijo irá ganando destreza hasta que llegue el momento en que sea capaz de hacerlo él solo. Pero recuerda que la higiene bucal de tu hijo es tu responsabilidad por lo que deberías seguir vigilando la técnica del cepillado.

img_8720Es muy recomendable que vosotros los padres os lavéis los dientes en su presencia. Los niños imitan a los mayores y si os ven con un cepillo en la mano seguro que pronto adquirirán el hábito del cepillado.

¿Qué pasta tengo que elegir?

En niños muy pequeños se recomienda la limpieza dental sin pasta ya que podrían ingerirla y con ello grandes cantidades de fluor.

A partir de los dos años (o antes en caso de que no se la tragaran) se recomiendan pastas de dientes con flúor en cantidad de 500 ppm, incluso en algunos con alto riesgo de caries se podrían emplear proporciones de 1000 ppm. A partir de los dos años se emplean pastas con flúor entre 1000 y 1450 ppm y en mayores de seis años pasta con 1450 ppm (como la de los adultos).

La cantidad de dentífrico varia en función de la edad del niño, desde una pizca en niños pequeños hasta un guisante en los mayores.

toothbrush-2789792_960_720

En resumen…

La caries dental es una enfermedad que destruye los dientes y que se produce por una suma de factores (bacterias, azúcares, saliva, tiempo, escasa higiene…). Para prevenirlas es fundamental actuar evitando el consumo frecuente de alimentos ricos en azúcares y realizando una higiene bucal adecuada (cepillado desde el primer diente de leche con pasta dentífrica adecuada a la edad). Además, no debemos compartir con nuestros hijos utensilios u objetos que nos hayamos metido en la boca.

Un comentario sobre “Higiene dental en niños: cómo prevenir la caries dental

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: