Sal a pasear con tu bebé

Una pregunta frecuente que nos hacen los padres el día del alta del hospital es si pueden salir a la calle con su recién llegado bebé. Es una pregunta que no tiene respuesta en los libros de pediatría por lo que hay que emplear la valoración de riesgo/beneficio y, sobre todo, el sentido común.

Los beneficios de un paseo

Está demostrado que el ejercicio de intensidad suave es beneficioso tras el parto. Este tipo de ejercicio mejora la condición física de la madre y consigue una más rápida recuperación. Por ello, los paseos son ideales para conseguir este objetivo.

De forma similar, el paseo es muy beneficioso para el bebé. Recibe nuevos estímulos y aire fresco, además de la luminosidad de la calle que tanto nos interesa para evitar la ictericia.

Pero además de los beneficios físicos del paseo, salir de casa supone un cambio de rutina que hace que te sientas mucho mejor que encerrado entre cuatro paredes y supone una actividad antiestrés muy recomendable.

Cuándo puedo salir a la calle con un recién nacido

Muchos padres se sorprenden cuando los pediatras les decimos que pueden salir a la calle desde el alta del hospital. A modo de broma a veces les digo que para llegar a casa desde el hospital han tenido que salir a la calle y que seguro que no le ha pasado nada al bebé. Solo tenéis que tener en cuenta algunas precauciones muy sencillas.

Qué debo evitar

Aquí es donde debes aplicar el sentido común. Supongo que a nadie se le ocurre salir a la calle en mitad de la noche a todo llover a darse un paseíto con su recién nacido, ¿no?. Así que usa el sentido común y sal a la calle en las horas centrales del día en los meses de invierno y, por el contrario, si hace mucho calor es mejor salir a primera hora de la mañana o última de la tarde.

Siguiendo con el hilo del frío y el calor, no debes abrigar en exceso al bebé ni desarroparlo más de la cuenta. Los bebés recién nacidos tienen el mismo frío y calor que nosotros. La diferencia es que no son capaces de regular la temperatura. Por ello debes abrigarlos y desabrigarlos en función de cuánto frío o calor que haga en ese momento. Un buen ejemplo es que abrigues al bebé tanto como tú te abrigues.

Un agobio frecuente de muchos padres es pensar que sus hijos se pondrán enfermos al salir a la calle, que se cogerán cualquier cosa. Recordad que es más probable que le contagie un catarro alguien que viene a casa y le da un beso que por el simple hecho de dar un paseo. Eso sí, evita los lugares con aglomeraciones de gente como los centros comerciales.

Cuánto tiempo puedo estar en la calle

¡¡Pues, todo el que tiempo que quieras!! En los carros modernos cabe de todo, así no tienes que estar subiendo a casa a buscar algo. Organízate y llévate contigo un par de pañales, toallitas y ropa de cambio por si acaso, pero poco más se necesita una vez estás en la calle y si además le estás dando el pecho a tu bebé, no tendrás que preocuparte de dónde calentar el biberón

Así que no esperes a mañana y sal hoy mismo, tu cuerpo y tu hijo te lo agradecerán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: